lunes, 23 de abril de 2012

TROPOS, FIGURAS QUE CAMBIAN EL SENTIDO LITERAL DE LAS PALABRAS


Los tropos (giros o cambios) son las figuras que alteran el sentido común o lineal de las palabras para darles otro, a veces novedoso, que renueva la expresión ordinaria o de uso cotidiano.
  • COMPARACIÓN: esta figura establece similitudes entre las partes que compara; todo depende de las características en común que tengan las cosas o las personas que se relacionen entre sí. Generalmente se distingue por las palabras “como”, “tal que”, “cuan”, “cual” o simplemente se yuxtaponen los elementos comparantes. Por último, algunos estudiosos consideran que este tropo es un escalón de la metáfora.
Como una buena fiebre iba a tu lado
como un rayo dispuesto a ser herida,
como un lirio de olor precipitado.
Miguel Hernández
Como naufragio de dolor en llanto,
como el color de acero en el acero,
asi quiero quedar, con el encanto
Elías Nandino
  • METÁFORA: figura que cambia el sentido de literal de las palabras. La más importante de las figuras retóricas, y la de mayores posibilidades estéticas es la metáfora, que en su forma más tradicional está basada en la relación de semejanza que hay entre dos términos, uno real (cabello rubio, amarillo) y otro imaginario (oro, metal amarillo): cabellos de oro.
     En realidad, la lengua es netamente metafórica. Se ha dicho, incluso, que el idioma es tan inexacto que sólo con la metáfora podemos aspirar a ser precisos: una forma de subrayar la capacidad de crear significados por intuición y subjetividad que tiene el lenguaje metafórico.  
Dejad las hebras de oro ensortijado
que el ánima me tienen enlazada,
y volved a la nieve no pisada
lo blanco de esas rosas matizado.
                             Francisco Terrazas
Este, que ves, engaño colorido,
que del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido. 
                        Sor Juana Inés de la Cruz
Hambre y sed padezco: siempre me 
                                      he negado
a satisfacerlas en los turbadores
gozos de ciudades -flores de pecado.
                                Ramón López Velarde
En el primer ejemplo Terrazas al cabello rubio y, quizá a las manos de la mujer vanidosa; en de Sor Juana alude a un retrato que miente al retener la juventud de una persona allí pintada. Y en el de López Velarde puede hablar de las ciudades, o tal vez, a las muchachas que podrían satisfacer el hambre que sufre.
  • SINÉCDOQUE: esta figura sugiere al lector la reconstrucción de los elementos que faltan para completar el sentido. Ejemplos:
En el verde de los pinos,
se iban abriendo las alas.
             Juan Ramón Jiménez
Se toma aquí alas por aves.
Aquel corazón tan noble,
tan ardoroso y altivo,
que hallaba el mundo pequeño
a sus gigantes designios;
          (...)
                      Olegario V. Andrade
             
Aquí corazón nos remite a la persona.
¡Qué hermoso hubiera sido
vivir bajo aquel techo,
los dos unidos siempre
y amándonos los dos;
            (...)
                 Manuel Acuña
En este caso techo se refiere a la casa.
Otros ejemplos:
Entonces, de los Barrios la turba placentera
en pos del arpa el bosque comienza a recorrer,
y todo en breve fiesta y danza en tu ribera,
y todo amor y cantos y risas y placer.
               Ignacio Manuel Altamirano
La turba placentera se toma por cada una de las personas felices.
Que me cegó el orgullo satánico del hombre,
y en mi alma turbada la duda penetró;
y se olvidó mi labio de pronunciar tu nombre,
y de mi mente loca tu imagen se borró.
El orgullo satánico del hombre refiere al orgullo de cada persona.
  • METONIMIA: esta figura establece una relación entre las cosas y las personas que comparten ciertas características, aunque subsisten de manera independiente. Veamos:
  • De autor por obra: “Leo a Fuentes”; por decir leo una obra de Carlos Fuentes.
  • De objeto por autor: “Compré un Tamayo”; por decir compré un cuadro de Rufino Tamayo.
  • De objeto por el lugar: “Me tomé un tehuacán”; se entiende que se toma una bebida y no al pueblo del estado de Puebla.
  • De causa por efecto: “Me hicieron daño tus besos” (besos por trato, relación).
  • La Casa Blanca, Los Pinos (por sede del poder presidencial).
  • “La llevo al altar” (altar por matrimonio).
Ejemplos:
Aunque ciñan laurel y oro tus cienes
y gobiernes la rueda de la fortuna

     Bartolomé Leonardo de Argensola
Lope, hombre de pluma, pasó
volando por su tiempo.
                          José Bergamín
  • OXÍMIRON: esta figura retórica consiste en reunir dos palabras con sentido opuesto para genera una idea de contrariedad o de asombro. Ejemplos:
Este amoroso tormento
que en mi corazón se ve,
sé que lo siento y no sé
la causa por que lo siento.
          Sor Juana Inés de la Cruz
La música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.
          San Juan de la Cruz
  • PROSOPOPEYA: es una figura que da vida a lo inanimado, generalmente los elementos de la naturaleza adquieren características humanas. Ejemplos:
Con mi llorar las piedras enternecen
su natural dureza y la quebrantan;
los árboles parece que se inclinan;
las aves que me escuchan, cvuando cantan,
con diferente voz se condolecen,
y mi morir cantando me adivinan.
   Garcilaso de la Vega
¡Cuán lento vas, arroyo cristalino,
con expresión sencilla
rizando en tu camino
lal verde alfombra de flotante lino,
que blando crece en tu espuma orilla!
                 Rafael Ma. de Mendive

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada